¿Cuánto dura una ciática?

Julián Montilla
Julián Montilla

Según los últimos estudios, la ciática es un problema que cada vez afecta a más personas. Ese aumento viene ligado a que la población cada vez tiene una vida más sedentaria y no se siente correctamente. Esa es una de las principales causas que pueden llegar a provocar la temida ciática.

Pero antes de entrar en detalles, debemos dejar claro que la ciática es un dolor realmente molesto que hace que una persona no pueda hacer una vida normal. Eso se debe a que se provoca una lesión en el nervio ciático que provoca fuertes dolores y en muchas ocasiones impide que la persona se pueda mover con normalidad.

¿Cuánto dura una lumbalgia ciática?

Dar respuesta a la pregunta es complicado porque dependerá del tipo de lesión que se haya producido y de la persona. Por ese motivo, todos los datos que vamos a ofrecer son aproximados, es decir, puede que el dolor desaparezca antes o después.

Normalmente el dolor suele comenzar a remitir con el paso de los días y no suele superar las seis semanas si se sufre un lumbago agudo. En unas pocas semanas se comienzan a ver las primeras mejoras, aunque es importante no hacer esfuerzos o el dolor podría volver con más fuerza. Normalmente a las dos semanas el dolor comienza a remitir.

En el caso de que el dolor se prolongue durante más de seis semanas, en ese caso estaríamos ante un caso de lumbago subagudo. En ese caso, es importante tomar medidas para evitar que el problema pase a ser crónico y pueda afectarnos durante mucho tiempo. El lumbago crónico es cuando el dolor se alarga más de tres meses.

Lo importante es evitar que el lumbago agudo se pueda convertir en crónico, de aquí que la ayuda de los profesionales sea vital para conseguir los objetivos marcados.

¿El dolor de ciática cuánto dura?

En el caso de que la ciática no provoque un dolor fuerte a la persona afectada, el mismo puede desaparecer en unos días. Eso sí, hay que cuidarse y no hacer esfuerzo o el dolor podría ir a más y en consecuencia durar mucho más tiempo. Los cuidados son fundamentales a la hora de obtener buenos resultados.  Para conseguir que el dolor desaparezca con rapidez, es importante hacer ejercicios y estiramientos en la zona lumbar. Siempre bajo recomendación médica para evitar daños mayores y que el problema se alargue en el tiempo. Si el dolor no es muy intenso en menos de un mes se podría hacer vida normal en la gran mayoría de ocasiones.

En el supuesto de que los dolores provocados por la ciática sean medios o fuertes y en consecuencia el dolor evoluciona, entonces hay que acudir rápidamente al fisio. Para que te hagas a la idea, en este tipo de casos el dolor se puede extender incluso a los tres meses, aunque por suerte al segundo mes el dolor suele reducirse de manera importante.

Finalmente tenemos que hablar de la ciática avanzada. Es cuando el caso comienza a ser grave y en consecuencia se pueden sufrir efectos secundarios como reducción de la sensibilidad o de los reflejos. Este tipo de ciática suele tener una recuperación lenta y eso puede provocar que la duración supere los cuatro meses.

Lo que está claro que independientemente del tipo de ciática que se sufra, siempre hay que acudir a un profesional para que evalúe el daño y nos ofrezca la mejor solución. En manos de un fisio, no solo se reduce el dolor, sino que la recuperación podrá ser más rápida. No intentes hacer ejercicios por ti solo o podrías provocar daños que te provocarían más dolor y en consecuencia la recuperación sería todavía más lenta.

¿Cuál es la duración de una baja por ciática?

Cuando tenemos problemas de ciática, entonces tenemos que acudir al médico y solicitar la baja. En ese caso, la baja será como enfermedad del aparato musculoesquelético y del tejido conectivo.

En el caso de que el médico vea viable la baja, lo más recomendable es optar por la baja por ciática y tiene una duración de 30 días. Como puedes imaginar, la baja se puede prolongar tanto como sea necesario hasta que el paciente se pueda recuperar del todo.

Lo importante es conseguir una recuperación completa a través de la cual conseguir que el paciente se pueda recuperar del todo. Es decir, en la gran mayoría de ocasiones las renovaciones de la baja suelen ser comunes a excepción de los casos más básicos.

¿Lumbalgia y ciática es lo mismo?

Tenemos que dejar claro que la lumbalgia o lumbago vienen siendo lo mismo. Concretamente hablamos de un dolor que se crea en la zona baja de la espalda, concretamente entre las últimas costillas y la zona del glúteo. Ese problema se provoca cuando se producen problemas en las estructuras que dan forma a la columna vertebral. Además, según los últimos estudios, por culpa del ritmo de vida que llevamos, el 85% de la población tiene altas probabilidades de sufrir un lumbago a lo largo de su vida. Por supuesto, no todas las personas lo van a sufrir a la misma intensidad. Lo que sí demuestran los últimos estudios es que en muchas ocasiones la causa será benigna.

A la hora de hablar de lumbalgia, tenemos que distinguir entre dos tipos. La lumbalgia aguda es la que tiene una duración igual o inferior a las seis semanas. Mientras que la lumbalgia crónica es la que tiene una duración superior.

La ciática, también conocida bajo el nombre de lumbociática, es cuando el dolor sobrepasa la zona lumbar. Es decir, el dolor llega incluso a los miembros inferiores. En muchas ocasiones el dolor puede llegar incluso hasta el talón del pie. En ese caso, el dolor desciende por la parte posterior del muslo, aunque en ocasiones el dolor puede darse en el lateral. Cuando se produce la ciática, es porque hay una lesión de las raíces nerviosas que comienzan en la columna lumbar. Es importante dejar claro que, si el dolor no desciende por la rodilla, entonces no debería ser considerado como ciática.

A la hora de diagnosticar el problema, el diagnóstico suele ser bastante sencillo. Solo se tiene en cuenta el tipo de dolor que está sufriendo el paciente y a su vez se realiza una pequeña exploración física. En el caso de que el dolor se prolongue más de tres semanas, lo que se suele hacer es una radiografía de la columna para estudiar más a fondo el problema.

En los casos en los cuales el dolor es muy intenso o se alarga mucho en el tiempo, también se pueden hacer pruebas complejas. El objetivo es ver porque el tratamiento no está dando sus frutos y asegurarse de que no se está provocando un pinzamiento de los nervios. En ese caso suele ser lo más común optar por la resonancia magnética o el escáner.

La duración media de la lumbalgia suele ser de 2 a 3 semanas, siempre y cuando nos pongamos rápidamente en manos de profesionales. Aunque en ocasiones la duración puede ser superior si el problema se complica.

La duración media de la ciática dependerá del tipo de lesión y la recuperación de la persona. En muchos casos puede llegar a los tres meses o incluso los cuatro meses si la recuperación está siendo lenta. Pero lo importante es ponerse siempre en manos de profesionales. No solo te darán las mejores recomendaciones según el tipo de lesión, también te darán la baja médica para evitar que tengas que ir al trabajo y provocar daños mayores.