¿Qué es la inclusión laboral para personas con discapacidad?

Julián Montilla
Julián Montilla

Se estima que en el mundo hay más de un millón de personas que tiene algún tipo de discapacidad, lo que constituye el 15% de la población. Por otra parte, debido a la falta de inclusión y la discriminación, el 82% de estas personas en los países en desarrollo, viven en el umbral de pobreza.

Incluir las personas con discapacidad en el mercado laboral es un derecho y no se debe considerar un acto de benevolencia. Además, se logra ampliar el campo de captación de talentos y al desarrollar productos y/o servicios accesibles para todos, generar mayores beneficios económicos, al incrementarse el número de consumidores potenciales.

No obstante, el acceso al empleo para las personas con algún tipo de discapacidad tiene limitaciones asociadas, entre otras cosas, a la falta de orientación laboral, brecha a nivel formativo o falta de sensibilidad. En este sentido, es importante conocer los aspectos contemplados en la legislación a fin de garantizar la inclusión laboral para las personas con discapacidad. 

¿Qué es una persona con discapacidad?

Según lo contemplado por la Organización de Naciones Unidas y la legislación española, una persona con discapacidad es aquella que presenta algún tipo de deficiencia. Estas pueden ser tanto mentales como físicas, sensoriales o intelectuales y se consideran previsiblemente permanentes.

Además, estas deficiencias pueden de alguna manera impedir la participación de la persona en la sociedad en forma plena y efectiva, cuando se interactúa con distintas barreras. Por tanto, esto les impide la interacción social en igualdad de condiciones con los demás integrantes de la sociedad.

Para garantizar la inclusión de las personas con discapacidad, es imprescindible eliminar las barreras que limitan su incorporación plena a la sociedad. Esto incluye, entre otros, la accesibilidad, condiciones de salud y derecho pleno al empleo.

¿Qué es la inclusión laboral para personas con discapacidad?

Está referido al derecho que tienen las personas con algún tipo de discapacidad al trabajo, en igualdad de trato y oportunidades. Asimismo, se debe garantizar que no exista ningún tipo de discriminación directa o indirecta para acceder a los puestos de trabajo

Cuando una persona con discapacidad, se incorpora a la actividad laboral, se garantiza su independencia económica y se mejora su entorno social. Por tanto, es necesario aplicar mecanismos que favorezcan la incorporación de la población con algún tipo de discapacidad en edad laboral, al campo de trabajo.

Un aspecto a contemplar en la inclusión laboral, es no visualizar la discapacidad desde un enfoque de beneficencia. Para lograr igualdad de trato y oportunidades, se debe garantizar que se les considere miembros plenos de la sociedad y no una carga para esta.

Legislación sobre la inclusión laboral para personas con discapacidad

En España hay distintas leyes que promueven la inclusión social de las personas con discapacidad, siendo la más importante la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad (LGDPD). Esta ley aborda distintos aspectos, que van desde el derecho a la educación, accesibilidad así como derecho al trabajo de las personas con discapacidad.

En este último aspecto, todo el capítulo VI de la ley está dedicado a la inclusión laboral, a fin de garantizar sus derechos a la igualdad de trato y oportunidades. Uno de los primeros temas que se aborda, son diferentes tipos de empleo a los que tiene acceso una persona con discapacidad:

Ordinario: está referido a las ofertas de empleo del mercado general, tanto en la administración pública como la empresa privada.

Protegido: tiene que ver con los empleos ofertados en centros especiales concebidos particularmente para la inclusión laboral de personas con discapacidad.

Autónomo: es cuando la persona ejerce una actividad económica de forma independiente.

Para cada uno de estos tipos de empleo, la legislación establece los términos a fin de promover la inclusión social, sin discriminación, de las personas con discapacidad. Entre algunas de los aspectos que se contemplan, están:

Orientación laboral

En su artículo 38, la LGDPD indica que los servicios de empleo, están en la obligación de brindar una adecuada orientación a las personas con discapacidad. Además, se debe realizar un registro de los trabajadores con discapacidad en búsqueda de empleo, siempre que los mismos autoricen ser incluidos en el mismo.

Ayudas para la generación de empleo

En vista de que una de las principales limitaciones para la inclusión laboral de las personas con discapacidad es la accesibilidad, es establecen ayudas a los posibles empleadores y directamente al trabajador. Las mismas van orientadas a la eliminación de posibles barreras de movilidad, bonificaciones en las cuotas regulares de la Seguridad Social así como la promoción de organizaciones que favorezcan la economía social.

Además de esto, se establecen otras medidas para favorecer la inclusión laboral de las personas con discapacidad en igualdad de trato y oportunidades:

  • Las empresas deben adaptar los puestos de trabajo y la accesibilidad para que las personas con discapacidad puedan desempeñar sus funciones. Igualmente, acceder a la formación y tener posibilidad de progresar profesionalmente, todo esto siempre que no represente una carga excesiva.
  • Tanto las empresas públicas como privadas que tengan 50 o más trabajadores, deben reservar un 2% de las plazas a personas con discapacidad.
  • Se promueven los centros especiales de empleo (CEE), cuya función es la realización de actividades productivas de diversa índole. En estos centros se emplearán fundamentalmente personas con discapacidad (al menos un 70%).
  • Los CEE podrán tener algún tipo de compensación económica y su relación laboral con los trabajadores con discapacidad se considera especial, en el marco del empleo protegido.
  • En la búsqueda de facilitar la transición del empleo protegido al ordinario, se pueden establecer enclaves laborales. En este caso, el trabajador contratado por un CEE, ejerce sus funciones en una empresa pública o privada del mercado regular de trabajo.
  • Se establecerán políticas que fomenten el trabajo autónomo tanto de iniciativas profesionales como económicas de las personas con discapacidad.

Si quieres conocer un poco más sobre diversos aspectos del mundo empresarial, derechos de trabajadores y legalidad, visita RecursosLaborales.net. Sus expertos te ofrecen consejos profesionales sobre temas relacionados con los recursos humanos en el mercado laboral.

Situación de la inclusión laboral de personas con discapacidad en España

A pesar de los esfuerzos realizados para lograr que las personas con discapacidad se integren al mundo laboral, aún falta mucho para alcanzar la inclusión laboral plena. En este sentido, para el 2019 solo un 25,9% de esta población contaba con un empleo frente a un 64,4% de la población sin discapacidad.

Actualmente, hay un gran porcentaje de la población con discapacidad en edad laboral que está inactiva. Así, la tasa de paro es de 26,2% frente a un 17,1% de las personas regulares, además estos porcentajes aumentan con la edad y grado de discapacidad de la persona.

Por otra parte, se ha visto que la inserción de las personas con discapacidad en el mercado laboral ordinario ha venido aumentando. De tal manera que hoy en día constituyen un 6,19% del total de personas en edad laboral en España, y cada vez más son captadas por empresas públicas y privadas.

No obstante, es necesario seguir trabajando para lograr una disminución en la tasa de paro de este sector de la población. Para lograr una verdadera inclusión laboral, en igualdad de oportunidades, se deberían atacar los siguientes aspectos:

  • Mejorar la accesibilidad tanto en el transporte público y/o privado, los centros de trabajo así como a los sistemas de información.
  • Promover el acceso a la formación de manera más inclusiva y en todos los niveles educativos.
  • Tomar acciones a fin de que los CEE sean realmente transitorios y sirvan de facilitadores para insertar a los trabajadores con discapacidad en el mercado ordinario.
  • Promover mecanismos que logren hacer de la inclusión laboral de las personas con discapacidad, un modelo sostenible y no solo un compromiso de cumplimiento de cuotas establecidas por la ley.
  • Generar campañas de concienciación y formación en las empresas a fin de eliminar los prejuicios y/o posibles sesgos sobre las habilidades laborales de las personas con discapacidad.