Qué estudiar para ser quiropráctico

Ingrid Ferrandis
Ingrid Ferrandis

La quiropráctica es una disciplina controversial, debido a los fundamentos poco ortodoxos según los cánones de la medicina oficial. Sin embargo, considerada como una práctica terapéutica dirigida a contribuir a resolver los problemas biomecánicos y afecciones de la columna vertebral, es una profesión que es reconocida en cada vez más países como parte de las disciplinas de la salud.

Más allá de sus principios místicos relacionados con la teoría de la subluxación vertebral o tesis según la cual las alteraciones de la columna son la causa de la mayor parte de las enfermedades, lo que la ha llevado a una permanente controversia con el mundo científico, la quiropráctica permite contribuir a aliviar el dolor lumbar, dolor de cabeza, cuello y migrañas, a mejorar la biomecánica corporal, ayudar al cuerpo a curarse a sí mismo y por tanto a mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Por otra parte, es una disciplina que integra tanto los avances de la medicina moderna con distintos enfoques alternativos. Así que si te fascina ayudar al prójimo y a ti mismo, así como relacionar los aspectos físicos y psicológicos en la comprensión y mejora del funcionamiento del cuerpo humano, la quiropráctica puede ser la disciplina que llene tus expectativas.

Por tanto, veamos qué debes estudiar para ser quiropráctico, qué aprenderás si abordas su estudio, cómo y dónde puedes hacerlo, así como qué oportunidades laborales te puede proporcionar.

¿Qué podrás aprender en Quiropráctica?

Según la Organización Mundial de la Salud, como profesional de Quiropráctica serás capaz de evaluar los problemas biomecánicos de la columna vertebral, y su incidencia en los problemas en el sistema nervioso y la salud en general.

Por otra parte, estudiar quiropráctica te proporcionará una profunda comprensión del cuerpo humano, tanto sano como enfermo. Ya que abordarás una serie de disciplinas biológicas fundamentales. De igual forma, adquirirás habilidad en técnicas para aplicar tratamientos manuales que permiten realizar ajustes de la columna vertebral y otras articulaciones, al igual que tratamiento de afecciones en tejidos blandos.

Además, obtendrás conocimientos de un conjunto de métodos, técnicas, procedimientos y modelos biopsicosociales de la enfermedad, que te permitirán  implementar un enfoque preventivo para el mantenimiento de la salud en general.

¿Por qué estudiar Quiropráctica?

En primer lugar, porque es una profesión que te permite tener una mejor comprensión de tu propio cuerpo, así como ayudar a las personas a resolver problemas de salud, que en la mayoría de los casos conllevan a una incapacidad física parcial para realizar las actividades diarias. Es una profesión que contribuye directamente a aliviar el dolor, por lo que aporta grandes satisfacciones personales.

Los estudios modernos de quiropráctica se fundamentan en el conocimiento de una gran cantidad de disciplinas científicas del área de la biología y las ciencias humanas, por lo que es una carrera que desarrollara tu cultura científica. Por otra parte, en el mundo actual, de predominio del estrés y la vida sedentaria, los servicios que presta el quiropráctico son ampliamente demandados. Basta considerar que las afecciones lumbares y reumáticas están en la lista de las más frecuentes a nivel mundial.

¿Qué cualidades necesitas para ser quiropráctico?

Entre las cualidades que debes poseer si deseas incursionar exitosamente en la quiropráctica, sin duda están la destreza manual, la capacidad de observación, la paciencia y la empatía con el prójimo. Además, como toda práctica relacionada con el ámbito de la salud, es necesario poseer un sentido de la ética e identificarse con la búsqueda del bienestar del ser humano.

Por otra parte, debes ser capaz de integrar conocimientos diversos en una visión holística o global de las causas y posibles soluciones de los problemas de salud del ser humano. Manteniendo una actitud abierta a las terapias alternativas en combinación con los más modernos avances de la ciencia en este campo. Así mismo, como toda profesión que implica interactuar con personas, se requiere capacidad de comunicación efectiva.

¿Qué formación es necesaria para ser quiropráctico?

Para poder desarrollar los estudios de esta profesión se debe tener formación secundaria en el área de ciencias o biología. Aunque en algunos casos, como en el Colegio de Quiropráctica de Barcelona, te permiten que aquellos que vengan de una formación secundaria distinta a ciencias, se nivelen mediante un curso de verano especial dictado por la misma institución.

Luego, debes cursar estudios a nivel universitario. Una opción es cursar la carrera con el objetivo de obtener un grado, la cual dura de 4 o 5 años. Según la Organización Mundial de la Salud se requiere cursar un mínimo de 4.200 horas de clases, además de 1.000 horas de prácticas clínicas supervisadas para considerar efectiva la formación en quiropráctica.

Otra alternativa es, teniendo ya un grado universitario en el área de ciencias de la salud o biología, realizar un máster en quiropráctica. En el caso español concretamente, existen solo la opción de obtener un Título Superior en Quiropráctica, bien sea con nivel de grado o máster, pero como titulación de carácter propio y privada, es decir no homologada por el Estado español.

Si cursas tus estudios en universidades de EE. UU., generalmente combinan el pregrado con dos años de máster y se obtiene el título de Doctor of Chiropractic o Doctor en Quiropráctica, entendiendo que no se trata de un título equivalente a PhD en EE. UU. o el de Doctor en España. Si los estudios los cursas en aquellos países de Europa que reconocen la quiropráctica como carrera profesional en el área de la salud, obtendrás el título de Licenciado en Quiropráctica.

Requisitos para estudiar Quiropráctica

Para acceder a los estudios de Quiropráctica se requiere ser bachiller o tener un título de profesional básico, el título de Técnico o el título de Técnico Superior. Si optas por acceder a la quiropráctica por la vía de ir directo a un máster, esto es solo posible si cuentas con una titulación superior en el área de biología o de ciencias de la salud.

Plan de estudios de Quiropráctica

Para alcanzar la titulación en esta carrera deberás cursas asignaturas a lo largo de 4 a 6 años. Esto dependiendo de si cursas el pregrado únicamente, el pregrado más máster de un año o el pregrado y luego un máster de dos años. Por ejemplo, en el Madrid College of Chiropractic se cubren 4 años de pregrado y un año de máster de forma integrada.

En todo caso, entre las asignaturas verás anatomía humana, incluida la más específica anatomía palmatoria, la cual aspira darte los elementos necesarios para la observación y práctica clínica a través de la palpación y el contacto físico del cuerpo humano y sus diversos tejidos. Así como también la anatomía radiológica humana, junto a la imagenología, y la neuroanatomía.

Igualmente, abordarás la fisiología, biomecánica, biofísica, bioquímica, epidemiología, salud pública, histopatología, clínica, toxicología, psicología y procesos psicosociales. Son importantes de igual forma la farmacología, nutrición y dietética. Esto último teniendo en consideración que el enfoque de la enfermedad por parte de la quiropráctica es holístico, es decir integrador.

No se trata solo de la manipulación de las articulaciones y tejido blando, sino de considerar todos los otros factores involucrados en el régimen de vida del paciente. Por otra parte, deberás incursionar en la semiología clínica, a fin de poder elaborar historias clínicas y realizar la correcta evaluación del paciente. Claro está que otra parte importante del plan de estudios lo ocupan las diversas técnicas quiroprácticas. Además de Ética, Bioética y Deontología Profesional.

En el máster se ahonda en los aspectos clínicos y se desarrolla un proyecto de investigación.

Especialidades de Quiropráctica

Existen diversos ámbitos en el campo de la quiropráctica que conllevan posibilidades de especialización dentro de la disciplina. Entre ellos están las relacionadas con el segmento etario o social que aborda el especialista, de tal forma que existen quiroprácticos especializados en niños o quiropráctica pediátrica, así como otros especializados en adultos mayores o quiropráctica geriátrica. De igual forma, también hay quiroprácticos deportivos y especializados en rehabilitación.

De igual forma, dependiendo del tipo de afección o del sistema orgánico que aborda el especialista, existe la quiropráctica ortopédica centrada en enfermedades del sistema músculo-esquelético y la quiropráctica neurológica, especializados en atender aquellos problemas que vinculan el sistema músculo-esquelético y nervioso, sobre todo atendiendo casos de dolores de cabeza y migrañas, dificultades de memoria y de concentración, dolor crónico de extremidades, Así como aquellas lesiones de nervios periféricos que causan problemas como el llamado túnel carpiano.

Finalmente, existe la especialización de quiropráctica radiológica, centrada en la interpretación de las imágenes obtenidas por estos medios para el correcto diagnóstico y tratamiento.

¿Dónde estudiar para ser quiropráctico?

El Consejo Europeo de Educación Quiropráctica (ECCE) es la institución que en Europa otorga la acreditación a las instituciones que proporcionan estudios de Quiropráctica. Hasta ahora Los centros acreditados son 12, de los cuales en España están el Real Centro Universitario “Escorial-María Cristina”, con el Madrid College of Chiropractic, y el Barcelona College of Chiropractic o Colegio de Quiropráctica de Barcelona.

Mientras que en el resto de Europa encontrarás en el Reino Unido al Colegio Universitario AECC, el Colegio de Quiropráctica McTimoney, el Instituto Europeo de Salud y Ciencias Médicas de la Universidad de Surrey y el Instituto Galés de Quiropráctica de la Universidad de Gales del Sur. Así como también, el Institut Franco-Européen de Chiropraxie en sus campos de París y Toulouse, el Instituto de Biomecánica Clínica y Deportiva de la Universidad del Sur de Dinamarca y la Universidad de Zurich, Suiza.

Los mejores centros de España para estudiar Quiropráctica

En aquellos países donde la quiropráctica es legalmente reconocida y por tanto sometida a regulación, se le considera una profesión sanitaria como tal. Sin embargo, en España, todavía se encuentra en un vacío legal, no siendo incluida aún como profesión oficial en el ámbito de la salud. En este país se integran las técnicas de la quiropráctica dentro de la carrera de Fisioterapeuta.

Sin embargo, se puede estudiar específicamente la quiropráctica en el Real Centro Universitario “Escorial-María Cristina”, asociado a la Universidad Complutense de Madrid, donde se ofrece desde el 2007 el Título Superior en Quiropráctica a través del Madrid College of Chiropractic, acreditado por el Consejo Europeo de Educación Quiropráctica (ECCE), bajo la forma de título propio y privado. Siendo otra opción el Barcelona College of Chiropractic.

¿Se puede estudiar Quiropráctica a distancia?

La quiropráctica es una disciplina teórico-práctica, donde el componente práctico ocupa un espacio esencial, tomando en cuenta que el estudiante debe dominar con precisión las técnicas de manipulación del sistema esquelético y muscular. Por tal motivo no se presta para una formación exclusivamente a distancia, en todo caso se puede emplear la modalidad mixta, a distancia-presencial, ya que el estudiante debe contar con sesiones prácticas presenciales.

Los cursos dirigidos a lograr el grado, al igual que los másteres ofrecidos en España, son presenciales, aunque hay actividades que se cubren a distancia. Existen algunos cursos cortos a distancia, dirigidos sobre todo a ampliar conocimientos de aquellas personas que ya laboran en el campo de la salud. Sin embargo, la naturaleza de la disciplina implica que hasta en estos cursos, se incorporan pasantías para abordar la práctica.

Salidas profesionales para quiroprácticos

Los profesionales de la quiropráctica se desarrollan sobre todo en el ejercicio de consultas privadas y en centros de rehabilitación. También incursionan en el área de la salud ocupacional, tanto en la evaluación de riesgos y la prevención de enfermedades ocupacionales, como en los tratamientos de las mismas.

También forman parte de equipos de medicina deportiva y en aquellos países donde la profesión es reconocida oficialmente como parte del sector salud, forman igualmente parte de servicios en clínicas y hospitales, tanto públicos como privados.

En el caso español, como ya hemos mencionado, los únicos reconocidos oficialmente, por ahora, para el ejercicio como profesionales de la salud son los fisioterapeutas, los cuales incluyen en su bagaje las técnicas de la quiropráctica.